martes, 13 de septiembre de 2011

Los hermanos Brown, base de Alumni y el fútbol argentino

Alumni fue probablemente el primer equipo que dominó la escena futbolística en la Argentina. Esto fue en el amateurismo, a comienzos del siglo pasado, y el club ya no existe. Pero un apellido trascendió la historia del mismo, rompiendo con cualquier esquema y estadística hasta la actualidad, y también forjándose como la base de un deporte que se respira en cada rincón del país.

El Alumni de los hermanos
Es que si uno habla de Alumni, de los apenas 15 años de existencia de Alumni, no puede no referirse “a los Brown”. Y no porque hubiera un futbolista del equipo que portara ese apellido, ni dos, ni tres. Sino que los Brown eran siete hermanos, todos titulares durante aquellas época, y que además tenían un primo futbolista, aunque nunca jugó con ellos.

No era de extrañar, su abuelo, James Brown, se había trasladado junto a su esposa Mary Hope desde el pueblo escocés de Leith hasta Monte Grande, aunque cuando el asentamiento de británicos en el que vivían colapsó, decidieron trasladarse a un descampado de San Isidro. Sus nietos, hijos de Diego Brown, catorce en total y once varones, conocían el fútbol gracias a la escuela a la que asistían, aunque desde pequeños ayudaban a sus padres en las plantaciones que poseían.

El tercero mayor de ellos, pero el más famoso y según se cuenta, el que más talento tenía, era Jorge Gibson Brown, “el Patricarcho”; nacido en abril de 1880, comenzó su carrera siendo muy pequeño en el equipo de la misma escuela en la que estudiaba, el Buenos Aires English High School, más concretamente para su equipo reserva, y cuando terminó sus conocimientos, pasó a jugar en Lanús, que se había establecido hacía poco tiempo en la zona sur de la Capital.

En 1899, dos años más tarde, regresaría a su antiguo equipo, que se había profesionalizado, pasando a llamarse Alumni. Desde ese momento, y hasta 1911, formó parte de esta institución, logrando ganar una serie impresionante de títulos: nueve campeonatos de la Primera División Argentina, tres Copas de Competencia Jockey Club y dos Copas de Honor Municipalidad de Buenos Aires.

Jorge Brown
Pero ya volveremos a Jorge, porque mientras tanto, se habían sumado a Alumni sus hermanos Alfredo, Carlos, Eliseo, Tomás, Juan y Ernesto, “el pacífico”; quienes si bien no tuvieron su misma participación, sí estuvieron presentes en buena parte de estas competencias, las únicas “oficiales” que se disputaban en Argentina.

Destacaba entre ellos particularmente Carlos, quien se había formado en Inglaterra durante una serie de giras con los juveniles del club. Pero tampoco terminaba allí la costumbre familiar, ya que Diego Brown, su padre, también había sido profesional, al igual que el primo materno, Juan Domingo Brown.

Durante este tiempo, la Selección de Argentina estaba formada principalmente por jugadores de Alumni y otros clubes importantes de la capital, por lo que no era de extrañar que varios de los Brown formaran parte de la convocatoria. En este apartado, también Jorge fue el más destacado, completando 23 de las 44 presencias en representación de su país que completaban los cinco, ya que Tomás y Juan nunca fueron convocados.

En 1911, Alumni ya había dejado de competir, pero los pocos miembros que quedaban aún de la comisión directiva dos años más tarde, decidieron realizar una última asamblea, para anunciar el cese definitivo de actividades del club. Jorge, bandera insignia de su paso inmaculado por el fútbol local, era el tesorero, y el primero en dolerse en su alma. Incluso, donó los 12.322 pesos que quedaban en la caja, al Hospital Británico y el Patronato de la Infancia.

No obstante, vivía de jugar al deporte que amaba, y arregló un contrato con Quilmes, el club de raíces más británicas de los que aún competían, y donde jugó entre 1912 y 1914, cuando entendió que su carrera había llegado a su fin. Pero, para no perder la costumbre, en su primer año en el “cervecero”, se adjudicó el Torneo de Primera División, que ganaría finalmente en diez oportunidades.

Argentina, 1908. Cuatro de los Brown titulares.
Pero esa misma temporada, no pudo con su genio, y se enroló en el Buenos Aires Cricket Club, mostrando también sus dotes para este deporte, cuyas capacidad había aprendido de sus tradiciones inglesas. En total, se dedicó 13 años a esta actividad, disputando siempre junto a sus compañeros la denominada “Liga de los Sábados” que todavía estaba vigente.

Por supuesto que todos han fallecido, pero su compañero Carlos Lett los recordaba de esta manera en su momento: “El secreto de su éxito se debió a la amistad que existía entre los jugadores, más que a la habilidad de sus componentes. En este juego una gota de mala sangre entre dos de los jugadores pronto afecta a todo el team, cosa que nunca sucedió, debido, en gran parte, al carácter de los hermanos Brown, y muy especialmente al de Jorge”.

No caben dudas hoy en día del aporte de los Brown al fútbol argentino. Después de todo, cuando hablamos de Alumni, lo hacemos del primer equipo compuesto en su mayoría por nacidos en el país que pudo superar a los británicos, marcando un récord de diez campeonatos en once años, y logrando, a un siglo de su desaparición, ser recordado con los laureles que otros no tendrán nunca.

7 comentarios:

  1. Hola, encantado en intercambiar links contigo.

    ResponderEliminar
  2. El placer es mio, ya estas enlazado, saludos!

    ResponderEliminar
  3. Si puedes enlaza tambien www.foropuntopelota.com . Saludos.

    ResponderEliminar
  4. No tengo problemas, dime donde me nombrarían ustedes, y yo los agrego, saludos!

    ResponderEliminar
  5. Interesantísimo artículo!

    Soy Jarni 17 de http://reyesdelbalon.blogspot.com/, me pongo en contacto contigo para responderte a tu comentario. Encantado de intercambiar enlaces, el tuyo ya figura en mi blog, espero que hagas lo mismo.

    Un saludo crack!

    ResponderEliminar
  6. Boas!

    Devo dizer que gosto imenso deste blogue!

    Podem adicionar os meus aos vossos links? Eu prometo que retribuo :p

    http://davidjosepereira.blogspot.com/

    Saudosos cumprimentos!

    ResponderEliminar